Las universidades canarias, las últimas en productividad científica

 

ULL

La ULL fracasa en productividad aunque no en producción / DACiencia

La ciencia se mide con datos. El método científico se basa en estudiar, comparar y volver a comparar y estudiar todos los datos que se obtienen. La calidad de investigación de un centro se refleja claramente en el número de publicaciones científicas, las patentes obtenidas, las tesis doctorales leídas y en otros baremos cuantificables tanto en cantidad como en calidad.

Los científicos llevan años aplicando el propio método científico para evaluar la calidad de las universidades internacionales. De ahí la importancia de los ránking como el de la Universidad de Shangai y otros que revelan, claramente, quién está haciendo las cosas bien y quien mal. Y que sirven, entre otras cosas, para premiar con proyectos de investigación interesantes y con dotación económica a aquellas universidades que lideran estas tablas.

En España, una de las varas de medir es el Ranking de 2011 en producción y productividad en investigación de las universidades públicas españolas elaborado por equipos de investigación de las universidades de Granada y Zaragoza y publicado en la revista Psicothema.

Este último estudio sobre las universidades españolas deja en muy mal lugar a los dos centros canarios. En concreto, en el ítem de productividad científica están los puestos 47 (La Universidad de La Laguna) y en el 48 La Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. 47 y 48, de 48 universidades públicas. Pero, ¿esto significa que los científicos canarios no son válidos? En absoluto. Los datos, como todo, hay que analizarlos.

El estudio destaca que el ítem productividad es el resultado de dividir la producción científica entre el número de profesores de cada centro. Ahí está la clave de estos deshonrosos primeros por la cola pues en otros parámetros los centros canarios no están tan mal.

Los autores del estudio explican que han seguido la misma metodología que en los años anteriores, incluyendo no solo la evaluación de la productividad, sino también de la producción total de cada universidad. Se evalúan siete indicadores: artículos en revistas indexadas en el JCR, tramos de investigación, proyectos I+D, tesis doctorales, becas FPU, doctorados con Mención hacia la Excelencia y patentes.

En el ranking de productividad es donde peor quedan las universidades canarias. Este ítem se obtiene tras dividir los datos de producción científicas de las universidades en cada uno de los indicadores (publicaciones, tesis, patentes…) por el número de profesores de cada centro y ajustando en función de otros valores que pudieran sesgar ese dato teniendo en cuenta el tamaño de la universidad y los tramos de investigación, tal y como se hace con otros ranking reconocidos internacionalmente como el de Shangai. Es ahí donde estriba el problema en las universidades canarias pues, por ejemplo, la ULL se encuentra en un más que aceptable puesto 17 (de 48) en el ranking total de publicaciones científicas indexadas, lo que puede desvelar que hay profesores que publican mucho y otros que no producen nada, por lo que estos últimos hacen que la media de la universidad se lleve a esos puestos de cola. En este ítem, la Ulpgc se encuentra en el puesto 40. Algo similar ocurre en el apartado de tramos de investigación, donde la ULL ocupa el puesto 18 y la Ulpgc el 33.

El ratio entre trabajos científicos dividido por profesores da los peores resultados del país, mientras en publicaciones la ULL está en el 17

En cuanto a proyectos de I+D, donde se cuentan los concedidos por el Ministerio de Ciencia e Innovación y que son de concurrencia competitiva, la Universidad de La Laguna se encuentra en la mitad de abajo de la tabla (en el puesto 27) mientras que la de Las Palmas de Gran Canaria baja hasta el 43, en el pelotón de cola. Con respecto a las tesis doctorales, la ULL ocupa el puesto 23 de todos los centros públicos españoles y la Ulpgc, el 34.

Los datos que se extraen de las becas FPU (es decir, el número de becas del Ministerio de Educación) la ULL está en el puesto 30 y la Ulpgc, en el 47. También se contabilizó el número de doctorandos con Mención hacia la Excelencia concedidos por la Secretaría Genera de Universidades y se elaboró un listado con estos datos donde ambas universidades canarias comparten el puesto 34.

En patentes hay dos formas de evaluar, las patentes por producción total donde La Laguna ocupa el puesto 31 y Las Palmas de Gran Canaria, el 38; y por productividad/profesor donde ambas universidades bajan a los puestos 41 y 46, respectivamente. Una vez más se comprueba que las cifras absolutas se diluyen en el ranking cuando se divide por el numero de profesores.
Los dos cuadros más importantes son los de producción total (es decir, la media de los ítems restantes) y la productividad (que resulta de dividir la producción total por el número de profesores). En el caso de la ULL, su producción se encuentra en la mitad de la tabla con el puesto 25 mientras que la Ulpgc está en los últimos, con un 44. Sin embargo, cuando se realiza la división entre producción y profesores los puestos son el 47 y el 48.

Las cifras cantan y es algo que muchas voces llevan diciendo hace tiempo. La producción de las universidades canarias (especialmente en la ULL) se pierde por culpa de la baja o nula producción de muchos profesores. Y estos ranking no son solo un capricho de alguien que quiso evaluar a sus compañeros, suelen utilizarse como vara de medir a la hora de dar subvenciones y ayudas o de acudir a proyectos europeos.

Los mejores centros españoles

Con respecto a los que están arriba de la tabla destacar que en el ranking global se puede observar cómo las diez universidades con mayor producción global en España son las de Barcelona, Complutense de Madrid, Granada, Autónoma de Barcelona, Valencia, Politécnica de Cataluña, País Vasco, Politécnica de Valencia, Autónoma de Madrid y Sevilla. Es interesante comprobar las diferencias entre el ranking de producción y el de productividad pues este segundo lo lideran Pompeu Fabra, Pablo de Olavide, Rovira i Virgili, Miguel Hernández, Autónoma de Barcelona, Politécnica de Valencia, Politécnica de Cataluña, Barcelona, Carlos III y Autónoma de Madrid. A la vez, se puede constatar que, por ejemplo, las primeras universidades en este ranking (Pompeu Fabra, Pablo de Olavide y Rovira i Virgili) ocupan los puestos 28, 38 y 27, respectivamente, en el ranking de producción total. En el lado contrario, la Universidad Complutense de Madrid, por ejemplo, ocupa el segundo puesto en producción y el 29 en productividad. “Por tanto, existen grandes diferencias en cuanto a los recursos humanos con los que cuentan las universidades españolas, pero éstas también difieren, y mucho, en la productividad de esos recursos humanos”, concluye el estudio.

 

Referencia bibliográfica: Psicothema 2012. Vol. 24, no 4, pp. 505-515 I. Ranking de 2011 en producción y productividad en investigación de las universidades públicas españolas. Gualberto Buela-Casal1, Ma Paz Bermúdez1, Juan Carlos Sierra1, Raúl Quevedo-Blasco1, Ángel Castro2 y Alejandro Guillén-Riquelme1. 1 Universidad de Granada y 2 Universidad de Zaragoza

El artículo tiene 3 Comentarios

  1. En estos momentos un profesor universitario además de su docencia cotidiana en la cual ha aumentado significativamente el número de alumnos por grupo, el número de grupos a los que tiene que enseñar, en horarios de mañana y tarde, además de la gestión que debe realizar, de las reuniones de trabajo y coordinación a las que asistir, … Los centros en los que imparte clase están muchos en condiciones deplorables por falta de recursos económicos, y debe recurrir a apaños e improvisaciones para poder seguir impartiendo su clase. A ello se suma la significativa y progresiva reducción del número de profesores a donde han llevado a la ULPGC y a la ULL.
    Pedirle en estas condiciones a un profesor que intenta dar su clase con la mejor calidad posible, que se ponga a publicar a mansalva e investigar y crear grupos de trabajo internacionales, es pedir que pida su renuncia o se suicide.

    • Creo que la situación que manifiesta, no es la que tengo del profesorado de la Universidad de la Laguna. Se deberían de publicar las horas anuales que dedica un profesor a la enseñanza, a las reuniones y a la investigación. La mayoría de profesores tiene otras obligaciones fuera y desatienden sus obligaciones como profesores. Que los medios de comunicación no comprados por el partido de turno hagan un encuesta entre los alumnos y antiguos alumnos y que publiquen los resultados donde se verá que los profesores de la universidad son de todo menos docentes e investigadores que es lo que se espera de un profesor universitario.

    • VREA dice:

      Es verdad lo que se sostiene, la renuncia o el suicidio de un profesor universitario. En la casa del herrero, cucharon de palo; pues el principio de la division del trabajo parece no estar comprendido en la agenda de la gestion universitaria. Considero que hace falta reflexionar sobre este punto, es necesario definir objetivos con alcance suficiente, estructurar y organizar procesos para que el gran y enorme capital humano que convoca una universidad, pueda corresponder al contrato economico y social del pais.
      VREA Peru

¿Qué opinas?