Un equipo español diseña una nueva teoría sobre competición de redes

El trabajo se publica en la revista Nature Physics

Un equipo español desarrolla una nueva teoría que descubre estrategias óptimas de competición en el ámbito de las redes sociales, bilógicas y tecnológicas/ CAB

Un equipo español, en el que participa un investigador del Centro de Astrobiología, ha desarrollado una nueva teoría que descubre estrategias óptimas de competición en el ámbito de las redes sociales, biológicas y tecnológicas.

Científicos del Centro de Astrobiología y el Centro de Tecnología Biomédica desarrolla una nueva teoría para entender la competición entre diferentes redes al entrar en conexión. Se trata de diseñar estrategias óptimas para que cada red se beneficie de las uniones con otras redes.

Las posibles aplicaciones de esta nueva teoría abarcan desde las redes sociales a las redes comerciales pasando por la propagación de enfermedades o el diseño eficiente de redes tecnológicas.

Los autores muestran que es posible hacer uso de esta teoría de manera sencilla, mostrando ejemplos en redes sociales, ecosistemas, dominios web o redes genéticas. Los resultados han sido publicados en la revista Nature Physics y prometen tener gran repercusión en el estudio de las Redes Complejas.

El trabajo parece haber dado con la clave para explicar los procesos de conexión y competición entre redes y predecir, antes de que se produzcan, las consecuencias de dicho fenómeno. Mediante un desarrollo matemático basado en la teoría de perturbaciones, se ha conseguido explicar el estado final de la conexión entre varias redes partiendo únicamente del estado previo a la conexión. Los resultados son fruto de dos años de trabajo combinado. Un largo camino de cálculos analíticos y simulaciones numéricas les llevó a dar con la solución: el estado final sólo dependía de los nodos que actuaban como conectores entre ambas redes y de lo “fuerte” que era cada una de las redes antes de conectarse

Uno de los retos es trasladar las posibles aplicaciones de esta nueva teoría al conocimiento de las redes cerebrales. Según comenta David Papo, científico israelí especializado en neurociencias, para el CAB “durante cualquier actividad cognitiva, nuestro cerebro actúa como una compleja red de comunicaciones donde, a su vez, se pueden identificar diversas subredes. Sería fundamental entender cómo estas subredes están conectadas entre sí, y si la conexión entre ellas está potenciando el papel de alguna de ellas”.

Los autores del estudio se muestran optimistas sobre las potenciales aplicaciones de su trabajo y, aunque ya han demostrado su validez en diferentes redes reales, están trabajando en nuevas posibilidades. De momento, sus resultados han merecido el reconocimiento de la revista Nature Physics, y esperan que el trabajo ayude a comprender mejor la naturaleza de los sistemas que pueden ser modelizados mediante una red de conexiones.