Reino Unido prueba sus submarinos científicos no tripulados en Canarias

Plataforma Oceánica de Canaris

Los científicos británicos prueban su prototipo en aguas canarias / DA

Un equipo multidisciplinar del Consejo de Investigación sobre el Medio Natural (NERC) del Centro Nacional de Oceanografía (NOC) del Reino Unido prueba en la Plataforma Oceánica de Canarias un prototipo de vehículo submarino no tripulado, AUV-Autosub LR con capacidad para operar a 6.000 metros de profundidad.

Una de sus áreas de trabajo principales está centrada en al desarrollo tecnológico y operación de instrumentos destinados a la observación del medio marino, tanto costero como oceánico, con fines científicos. En concreto, algunos de estos instrumentos responden a vehículos autónomos submarinos no tripulados, los cuales son diseñados y operados por la unidad MARS con fines exclusivamente científicos y de investigación, donde destacan las tecnologías representada por los modelos 3, 6000 y LR.

Un equipo técnico multidisciplinar de la unidad MARS, liderado por Steve McPhail, realiza una estancia de dos meses en Plocan cuyo objetivo es la puesta a punto del dispositivo AUV-Autosub LR mediante un detallado y específico programa de pruebas en aguas profundas con el fin de preparar el vehículo para la realización de pruebas durante el verano de 2013 al noroeste de Escocia, dentro del marco de operación de un programa nacional de observación en Reino Unido.

El Autosub-LR es un vehículo con capacidad para operar a 6.000 metros de profundidad, con una autonomía promedio de 6.000 kms y 6 meses, 600 kilos de peso, capaz de desarrollar velocidades (propulsado por una hélice) entre 0.3 y 1.2 m/s. con unas dimensiones de 3 metros de largo y 0.8 m de diámetro.
Para la ocasión, ha sido configurado con tres sensores ACDP de 300 y 600 kHz para determinar velocidad y dirección de la corriente, lo que le sirve también como herramienta para su navegación y posicionamiento respecto al fondo, un fluorómetro para determinación de pigmentos en agua de mar, una sonda CTD para la medida de conductividad y temperatura, así como una sonda Microrider para la medida de procesos turbulentos de alta frecuencia.

La necesidad de disponer de localizaciones donde converjan factores específicos y de diferente índole como son el acceso rápido, seguro y eficiente al océano profundo, junto con la disponibilidad de instalaciones, equipamientos, servicios logísticos, apoyo técnico, legislación y permisos, buen clima, etc, que lo permitan y den respuesta a las necesidades técnicas y operativas de usuarios/desarrolladores tecnológicos como en este caso NOCS, hacen de PLOCAN una infraestructura idónea a considerar para este tipo de necesidades técnicas y operacionales ligadas a la observación del océano, en su componente off-shore y profunda.

El artículo tiene 0 Comentarios

¿Qué opinas?