Telesforo Bravo recibe el reconocimiento por su valía como científico

telesforo bravo

El geólogo Telesforo Bravo en una imagen de archivo. | Moisés Pérez

A lo largo de todo el año, tendrán lugar, en diferentes puntos de la geografía insular, diversos actos en torno a la figura de Telesforo Bravo, el gran científico tinerfeño. Museos de Tenerife se suma a esta celebración, a través de la Asociación de Amigos de la Naturaleza y el Hombre, con una serie de actividades como el acto que tuvo lugar ayer con la presentación de una semblanza de su persona e investigación por parte de su nieto Jaime Coello y entrega de una placa.

Hoy, jueves 28 de febrero, a las 19.30 horas, tendrá lugar una charla impartida por Francisco García-Talavera sobre el legado paleontológico del mismo Telesforo Bravo. Mañana, viernes 1 de marzo, a las 19.30 horas tendrá lugar otra charla a cargo de Sergio Socorro sobre el legado geológico de Telesforo Bravo.
Vida de un gran hombre

Telesforo Bravo Expósito (1913-2002) nació en el Puerto de la Cruz y, desde muy joven se familiarizó con la naturaleza, gracias, en gran parte, a la influencia paterna. Esta estrecha relación con la naturaleza desde tan temprana edad y su afición por la ciencia le llevó a convertirse en un naturalista entusiasta que mostraba verdadera pasión por su trabajo.

Con él se inaugurarían los estudios modernos sobre la geología e hidrología de las Islas Canarias.

Estudió Magisterio en La Laguna y se graduó como geólogo en la Universidad Complutense de Madrid. Desde 1965 se dedicó a la docencia en las Facultades de Química, Biología y Farmacia, en la Universidad de La Laguna.

Bravo, además, fue vicedecano y decano de la antigua Facultad de Ciencias en la citada universidad, director del Instituto de Estudios Canarios y vicepresidente del Instituto de Estudios Hispánicos del Puerto de la Cruz. Tras su jubilación, continuó su labor docente, investigadora y divulgadora hasta el mismo día de su muerte.

A lo largo de su dilatada carrera, recibió numerosas distinciones, como el Premio Canarias de Investigación 1989; Premio César Manrique 2000; Premio Teide de Oro de Radio Club 2000; Hijo Predilecto de Tenerife 2001; Gran Cruz de la Orden de Canarias 2002 (a título póstumo) y Medalla de Oro de Puerto de La Cruz 2003 (a título póstumo).