Un grupo de médicos de EE.UU. aseguran haber curado a un bebé con VIH por primer vez

Curan a un bebé por primera vez infectado por VIH

El virus en la superficie de un macrófago –células del sistema inmunitario– infectado. / Wikipedia

Un equipo de investigadores anunció ayer un logro que, de confirmarse, sería histórico: dicen haber conseguido remitir la infección por VIH en un recién nacido gracias al tratamiento ‘inmediato’ con antirretrovirales. Los expertos explicarán hoy las claves, durante la 20ª Conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas, en Atlanta (EE UU).

Un equipo de científicos estadounidenses aseguró ayer domingo que había conseguido curar a un bebé infectado por VIH al iniciar un agresivo tratamiento con antirretrovirales en sus primeras 30 horas de vida.

Según recogió ayer el periódico New York Times, el rápido tratamiento recibido por el recién nacido es “algo que normalmente no ocurre, pero, si más estudios comprobaran su utilidad, podría ser recomendado como una estrategia global”.

Hasta ahora, solo se conocía un caso de curación del VIH en un adulto infectado, Timothy Brown –conocido como el paciente de Berlín–, gracias a un trasplante de médula ósea a raíz de una leucemia.

“Para la pediatría, este es nuestro Timothy Brown”, explicó la líder del estudio, Deborah Persaud, investigadora de la Universidad Johns Hopkins (Baltimore, EE UU), en una rueda de prensa previa a la presentación de los hallazgos que tendrá lugar hoy durante la 20ª Conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas (CROI), celebrada estos días en Atlanta (EE UU).

Aunque los resultados aún no han sido publicados en ninguna revista especializada, la doctora aseguró que este hallazgo “es una prueba de que podemos curar la infección del VIH si conseguimos replicar este caso”.

¿Curación o solo prevención?

Sin embargo, los epidemiólogos sostienen que para confirmar el logro es necesario convencer de que el bebé fue realmente infectado. Si no, se trataría de un caso de prevención, algo ya conseguido en bebés nacidos de madres infectadas.

Por su parte, el equipo de Persaud mantiene que la exposición del lactante al VIH fue confirmada mediante cinco pruebas positivas en el primer mes de vida del bebé –- cuatro de ARN viral y una para el ADN–. Además, la interrupción de la infección se evaluó mediante ensayos de la carga viral en el plasma, ADN proviral y prueba de anticuerpos del VIH.

Los investigadores apuntan que, una vez iniciado el tratamiento, los niveles de virus en la sangre del bebé se redujeron considerablemente según el patrón característico de los pacientes infectados.

“Este es el primero caso bien documentado de cura funcional en un niño con VIH, lo que sugiere que la terapia antirretroviral muy temprana puede evitar el establecimiento de un depósito latente y lograr la curación en los niños”, concluyen los autores.