¿Protegemos los datos de nuestros contactos?

Protección de datos

Proteger los contactos que tenemos es también importante / DA

Últimamente la ciberseguridad está de moda. Cuando le cuento a alguien que me dedico al hacking, incluso si pertenece a ese cada vez más escaso reducto de personas ajeno a Internet y a la tecnología, al menos el término no le es desconocido, y quien más quien menos, sabe de qué se trata.

Prácticamente a diario leemos en los medios noticias referentes a hackers, ciberataques o revelaciones provenientes de Snowden acerca de cómo los Gobiernos controlan las comunicaciones de los ciudadanos.

La pasada semana, una noticia que acaparó la atención mediática, hacía referencia al fallo técnico que mantuvo durante tres horas paralizado al operador del mercado electrónico de valores americano Nasdaq, donde cotizan empresas como Apple, Microsoft o Google. Más allá de analizar el impacto que esto haya podido tener desde el punto de vista bursátil, que es sin duda de dimensiones considerables, el interés de este tema radica en que se ha especulado con la posibilidad de que dicho fallo técnico derive en realidad de un ciberataque, que se haya intentado esconder por parte de los responsables de Nasdaq, quienes en ningún momento han confirmado esta posibilidad, probablemente tratando de evitar el deterioro de la imagen de la compañía, así como la pérdida de confianza por parte de inversores y gigantes tecnológicos.

Un colectivo de hackers iraníes, se ha atribuido públicamente la autoría de ataques recientes de denegación de servicio a entidades financeras de Estados Unidos con efectos similares al fallo técnico que mantuvo fuera de juego a Nasdaq. De ahí que se apunte esta posibilidad, aunque haya sido negada por el operador. Lo cierto es que hace tan solo unas pocas semanas, un sitio web de Nasdaq que albergaba un foro fue comprometido, obteniendo los atacantes acceso a correos electrónicos de usuarios y contraseñas.

No es la primera vez que este operador sufre un ciberataque, pues ya en 2010 los servidores que intercambiaban datos sobre transacciones fueron vulnerados por cibercriminales.

Es evidente que si empresas como Nasdaq o Google pueden ser comprometidas, nuestro ordenador, smartphone, web personal o corporativa no va a ser menos, pero no podemos escudarnos en esto y rehuir la responsabilidad que tenemos con nuestros amigos, contactos, o clientes a la hora de tratar sus datos, pues la confianza de los mismos se verá mermada, y esto puede tener consecuencias irreversibles para nuestra vida, trabajo o negocio. Si nos hacemos analíticas para prevenir enfermedades, ¿por qué no acudir a un profesional de la seguridad de manera preventiva y no solo cuando ya algo ha sucedido?