La culpa es del hacker o como Kiko Rivera intenta eludir su responsabilidad e Twitter

Kiko Rivera

Kiko Rivera se refugió en los piratas informáticos para tapar un error en Twitter / DA

Quienes me conocen saben que apenas veo la televisión, de hecho, cada vez menos. Debido a mi trabajo y pasión, me mantengo al día de toda la actualidad tecnológica estando continuamente conectado, pero lo que sí que escapa a mi control, por desconocimiento y falta de interés, es la prensa rosa, noticias del corazón y derivados. Sin embargo, el pasado fin de semana tenía la televisión encendida de fondo y escuché una noticia que llamó mi atención: “Kiko Rivera denuncia que han hackeado su cuenta de Twitter”. La verdad es que no conozco mucho acerca de Kiko Rivera ni de su contexto mediático, pero sí que sé que es un nombre que suena constantemente en los círculos de la prensa rosa.

Como siempre en estos casos, lo primero que me vino a la cabeza es intentar inferir el vector de ataque que habría utilizado el hacker para comprometer su seguridad. Podría haberse tratado de un simple esquema de phishing tanto en su ordenador como en su móvil, de un troyano o keylogger enviado mediante spear phishing que le robara las contraseñas, un exploit de un software de Adobe sin actualizar que abriera una consola contra su sistema, un ataque man in the middle en una red de área local, monitorización del tráfico en una red wifi compartida, así como también podría haberse conectado a un punto de acceso falso que estuviese espiando las credenciales que introducía en determinados servicios, aunque estos utilizasen SSL. Como ven, existen muchísimas maneras de ser víctimas de un robo de cuenta.

Lo más gracioso de todo es que ayer, unos compañeros me contaron que transcurridos unos días, Kiko Rivera desmintió la noticia. No le habían robado la cuenta, sino que había utilizado la excusa del hacker para evadir su responsabilidad sobre determinados tuits. Esto no deja de ser paradójico. Estamos tan acostumbrados a leer constantemente en los medios noticias sobre espionaje, ciberguerra, hackers, suplantación de identidad y robo de información que ya hasta algunos lo utilizan como excusa. Cuidado con el lobo, no vaya a hackearlo de verdad. Más allá de esta anécdota, conviene recordar que en caso de que realmente alguien nos robe nuestra cuenta, los proveedores de servicio habilitan canales de comunicación para que los usuarios puedan acreditar su identidad y recuperar el acceso. Además de esto, no cabe duda de que deberíamos denunciar siempre sí o sí. ¿A quién? A las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado.

@dipudaswani