El cerebro prefiere los objetos curvos frente a los rectos

Coche

El estudio de resonancia corrobora la tendencia de las curvas en los coches / DA

El cerebro prefiere las estructuras curvas a las angulosas.  Eso de que el hombre siempre se ha decantado por figuras voluptuosas considerándolas más atractivas está ya muy estudiado. Así, tal y como recuerda el neurofisiólogo de la Universidad de La Laguna (ULL), José Luis González Mora,”las formas más redondeadas del cuerpo: glúteos y pechos son las más atractivas para el sexo contrario”. Esto es igual en hombres que en mujeres. Es algo que se puede demostrar culturalmente en todas las manifestaciones artísticas desde la antigüedad donde las diosas de la fertilidad -incluyendo las famosas taras canarias- son muy voluminosas (hasta que llegaron hace un par de décadas las top models tipo insecto palo).

Evolutivamente esto se puede explicar “porque las personas, epecialmente las mujeres, más orondas trasmiten sensación de salud y de ser capaz de procrear frente a las más delgadas que no podrían sobrellevar una hambruna”, afirma Mora.

Pero la redondez no solo nos gusta sexualmente. Un estudio realizado conjuntamente entre la Universidad de Toronto y el grupo de investigación en Neuroquímica y Neuroimagen de la ULL demuestra que el cerebro responde de manera más positiva a las formas redondeadas que a las angulosas en los objetos de arquitectura de interiores.

Los objetos curvos activan la zona del cortex cingulada anterior / DA

En concreto, se utilizó resonancia magnética con un grupo de voluntarios a los que se les mostraban imágenes de decoraciones de interior con objetos más curvilíneos y otras con muebles y detalles más angulosos. El resultado fue que en un 60% de los casos, el cerebro del sujeto prefería las primeras formas. ¿Cómo se puede saber? Pues ante esta observación se activaba la zona del cortex cingulada anterior, “una zona relacionada con el placer y la recompensa” en la observación de objetos.

La explicación de por qué nos gustan más las formas redondeadas que la puntiagudas puede tener también que ver con la evolución. Los expertos de la ULL apuntan a que “lo punzante puede resultar más una amenaza que algo acogedor y redondeado”. Este estudio se publicó en la prestigiosa revista científica PNAS y estaba firmado por Oshin Vartaniana, del departamento de Psicología de la Universidad de Toronto (Canadá), como investigador pirncipal y por varios miembros del equipo de la ULL como Gorka Navarrete o Cristian Logroño, entre otros.

Nevera

El neuromarketing ayuda al diseño / DA

En principio, la investigación se realizó para aplicarla a la arquitectura pero, tal y como explica González Mora, “es perfectamente trasladable a otro tipo de objetos y también a las personas”. Así que está claro que si queremos tener más éxito (un 60% al menos) con un nuevo diseño, éste debe ser más redondo que anguloso. Un ejemplo claro ha sido la evolución de los automóviles en las últimas décadas o los edificios más modernos que han dejado atrás el frío y recto bloque.

Este estudio es uno de los miles que se realizan en la actualidad en referencia a la Neuroestética, una novedosa rama del Neuromárketing, que utiliza las técnicas de investigación neurológicas y en especial la resonancia magnética para aplicarla al diseño de objetos de consumo.

Tal y como explica José Luis González Mora, “el cerebro decide lo que se va a comprar segundos ante de que el consumidor sea consciente.

Da igual si te das una vuelta o dudas, si tu cerebro ha decidido, lo comprarás”, afirma.

Ante explicaciones de este tipo, muchos técnicos en técnicas de ventas y comercialización invierten en neurociencia para tomar decisiones importantes en cuento a los envases, los colores o las formas elegidas de los productos que enviarán al mercado.

“Estudiamos con técnicas de neuro imagen cómo el cerebro responde a determinados diseños”, remarca el investigador quien recuerda que cuando se activan las regiones neuronales relacionadas con el placer o la recompensa… es que el objeto gustará al público. Es la nueva prueba del algodón que no engaña que persiguen diseñadores de todo el mundo.

El equipo de investigación dirigido por José Luis González Mora es el único de Canarias que se dedica a realizar estudios de neuromárketing para empresas privadas, además de realizar otras investigaciones relacionadas con el Parkinson o los problemas de visión, entre otros muchos.
Este equipo ha firmado convenios con la empresa canaria Corporación 5 para hacer este tipo de estudios y ahora lo hará con una potente empresa nacional: el Grupo Twiggy para descubrir qué dicen las neuronas ante los nuevos productos.

Referencia bibliográfica: Impact of contour on aesthetic judgments and approach-avoidance decisions in architecture
Oshin Vartaniana, Gorka Navarreteb,c, Anjan Chatterjeed, Lars Brorson Fiche, Helmut Lederf, Cristián Modroñog, Marcos Nadalf, Nicolai Rostruph, and Martin Skovi,j / IPNAS / Febrero 2013