WhatsApp,Telegram y nuestra privacidad

Telegram y WhatsApp

Telegram se presenta como una alternativa a WhatsApp / DA

A lo largo de estos años, ya son unas cuantas las aplicaciones que han surgido con el objetivo de desbancar a WhatsApp, del trono que ha conseguido ocupar en relación a los sistemas de mensajería móvil, donde a pesar de que se han ido sucediendo diferentes alternativas, el conocido aplicativo es líder sin discusión.

A lo largo de su historia WhatsApp ha sido noticia constantemente por sus problemas relacionados tanto con la seguridad de la información transmitida, que en su día llegó a viajar en texto plano, como por la privacidad. Siempre he pensado que uno de los motivos principales de su éxito es la funcionalidad de no tener que agregar usuarios como en otros sistemas de mensajería, ya que estos se importan automáticamente de los contactos de  la agenda que también utilicen el servicio. Esto redunda en usabilidad, reñida siempre con la seguridad, pero nunca ha preocupado a los usuarios. Sin embargo, las revelaciones acerca del espionaje de la NSA y los Gobiernos han generado un clima de consternación en los internautas, que cuestionan ahora su derecho a la privacidad, a pesar de que hasta ahora no lo hayan demandado. En este nuevo panorama, surge una iniciativa que se postula como seria alternativa a WhatsApp y recibe el nombre Telegram.

Parece que este nuevo aplicativo está calando hondo entre la comunidad, aumentando exponencialmente su número de descargas diarias, y es que el principal reclamo que tiene para los usuarios viene dado por las funcionalidades que anuncia en relación con la privacidad: cifrado punto a punto entre emisor y receptor, posibilidad de borrar los mensajes enviados para que no puedan volver a ser leídos, o tiempo de vida de estos para que sean autodestruidos al estilo 007.

También aporta otras características interesantes, como el acceso desde múltiples dispositivos o la posibilidad de enviar cualquier tipo de fichero sin límite de tamaño.

Respecto al cifrado, los creadores de Telegram presumen de haber creado un algoritmo inquebrantable, afirmando que ni ellos pueden ver en sus servidores los mensajes entre dos clientes.

Además han retado a la comunidad de investigadores a rebatir esto, con una recompensa para el que consiga romper el algoritmo. Ya hay criptógrafos que han encontrado un fallo que permitiría leer los mensajes, pero se necesitaría tener acceso a los servidores, por lo que nunca se llevarán el dinero. El aplicativo es aún reciente, así que quedan aún cosas por investigar, pero no hay duda de que la idea es buena. Parece que ahora sí nos importa nuestra privacidad.