Daniel López: “No soy el fotógrafo favorito de la NASA. Ya quisiera yo”

Daniel López

Daniel López es astrofotógrafo y autor del blog Cielos de Canarias / SERGIO MÉNDEZ

Daniel López estudió ingeniería y, de hecho, empezó a trabajar como ingeniero. Aunque siempre hubo algo dentro de el que le hacía mirar al cielo: a las estrellas. Por eso cuando recibió la oferta del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) no se lo pensó y aceptó el empleo. Desde entonces, ese “algo” que le instaba a mirar al cielo, ese hobby, se fue convirtiendo en algo cada vez más grande llegando a ser su medio de vida. Ahora, ocho años después de dejar su empleo como ingeniero en Sevilla, se ha convertido en uno de los astrofotógrafos más conocidos en España. Su trabajo a tenido una repercusión mundial, no en vano 18 de sus imágenes han sido elegidas por la NASA como ‘Astronomy Picture of the Day‘. Milones de personas han visto sus fotografías y timelapses. Su trabajo ha sido expuesto en museos. Y, aún así, después de todas estos logros, de todo este tiempo, sigue hablando del cielo como ese niño que se leía los fascículos de astronomía que venían con el periódico.

-¿Cómo llega un ingeniero de automatismos a interesarse por la astronomía y la fotografía?

“Lo primero fue aficionarme a la astronomía, desde muy pequeñito me gustaba. Con ocho años estaba siempre mirando al cielo. Empecé leyendo todos los libros que caían en mis manos porque en ese entonces Internet no existía. Todo eran libros y agrupaciones de aficionados que nos veíamos una vez a la semana como mucho. El siguiente paso fue ya comprarme el primer telescopio con 15 años, empecé a observar el cielo, intentaba ver lo mismo que en las revistas a diferencia de que cuando miras a través de un telescopio, las imágenes se ven como en blanco y negro y las galaxias, en lugar de los rojizos y azulados que tienen, se veían como en una nubecilla grisácea y que para nada tenía que ver con los colores de las revistas. Empiezas a investigar un poco, a leer, a hablar con aficionados y te das cuenta que eso es porque el ojo solo tiene la capacidad de ver momentáneamente esa luz que no puedes sumar como se hace con las cámaras de fotos”.

-Entonces… ¿se pasó a la fotografía por esa curiosidad?

“El paso por el que me aficioné a la fotografía fue por conectar esa cámara, por ver lo colores y detalles reales de esas estrellas. Empecé a publicar en diferentes revistas, entre ellas en National Geographic, también en la NASA, y lo que me permitió empezar a ser conocido en este mundillo. Trabajé cuatro años en el Instituto de Astrofísica de Canarias. Desde hace cuatro años, me dedico profesionalmente a la fotografía astronómica”.

 -¿Para el tipo de fotografía al que se dedica hace falta más conocimientos de astronomía o de  fotografía?

“Un poco de todo, hace falta conocimientos astronómicos para saber qué estás fotografiando, qué vas a apuntar  y qué filtros usar dependiendo de los objetos. No es lo mismo fotografiar una galaxia que una formación estelar que emiten longitudes de onda diferentes. Y, hay que saber de fotografía: tiempo de exposición, revelado de las imágenes… En mi caso, también la ingeniería me ha servido para construir diferentes instrumentos que uso para hacer fotografías y timelapses. Digamos que un poco de todo”.

 

Circumpolar solares de Daniel López

Una imagen circumpolar solar tomada por el astrofógrafo en el Observatorio del Teide / DANIEL LÓPEZ

-Sus fotos se han hecho famosas por todo el Archipiélago logrando una difusión y un reconocimiento increíble…

“Realmente no me lo esperaba. Lo mío ha sido un proceso natural, yo siempre he estado haciendo fotos, mis amigos y conocidos me decían ‘bueno, un día te harás famoso´ y yo me lo tomaba a broma. Pero seguí con esto hasta que al final se ha convertido el sueño que tenía en realidad. Ahora puedo dedicarme a esto al cien por cien. Yo nunca habría esperado la repercusión que podía tener la fotografía astronómica, no solo aquí en el Archipiélago que se tiene bastante aprecio sino en un plano mundial. Puedo llevar el cielo de Canarias -que es uno de los mejores cielos del planeta- y que lo vea todo el mundo”.

-¿Por qué Canarias es un lugar tan especial para poder observar el cielo?

“Canarias tiene uno de los mejores cielos del planeta junto con Chile y Hawaii. El hecho de que Canarias esté rodeada de océano lo que hace que no se caliente la superficie, algo parecido a cuando vas por la carretera y ves como sale el calor pero a gran escala. Aquí, en las islas, ese océano se encarga de refrescar. Además, nos situamos a dos kilómetros y medio por encima del nivel del mar, lo que hace que nos quitemos esos dos kilómetros y medio de atmósfera y, después, los vientos alisios que tenemos laminan muchísimo la atmósfera que tenemos sobre el observatorio. Eso hace que que la resolución que podemos captar con telescopios gigantes sea la óptima. Y, a parte de eso, tenemos una ley de protección de contaminación lumínica única en el mundo”.

 -Se llevan a cabo muchas políticas para evitar la contaminación lumínica, pero ¿son suficientes?

“Siempre hay que ir un poquito más allá. Si queremos tener uno de los mejores sitios para observar el universo, no solo para el estudio, sino para poder disfrutarlo. Alguien que se ha criado en una ciudad no sabe realmente lo que es un cielo hasta que viene a un sitio como este. Yo traigo amigos y se quedan con la boca abierta. Hay pocos lugares en el mundo que tengan un cielo así”.

-¿Cómo comienza el proyecto el Cielo de Canarias? ¿Qué buscaba con ello?

“En un principio lo tenía como un hobby, empecé a hacer fotografía no solo del universo sino también de paisajes de Tenerife y de La Palma con el cielo estrellado. Solo quería mostrárselo a mis colegas aficionados a la astronomía y a la fotografía pero eso se empezó a expandir, empezaron a publicar las fotos en muchísimos sitios, no solo en NASA y en National Geographic si no también en revistas especializadas en astronomía a nivel mundial. Y, se fue expandiendo hasta convertirse en un portal de referencia, hasta el punto de que me escriben muchísimas personas de fuera diciéndome que quieren venir a Canarias, quieren traerse su telescopio, quieren hacer fotos…”.

 

Cielo de Canarias

Así refleja Daniel López el Cielo de Canarias / DANIEL LÓPEZ

-El momento en que la NASA le dice por primera vez que ha publicado su foto, ¿se lo crees?

“Pues no, la verdad es que muy bien no. De hecho entonces trabajaba para el Instituto de Astrofísica y fue con una imagen tomada con uno de los telescopios. Me llamó mi propio jefe felicitándome y diciéndome que habían publicado mi foto en la NASA. Ese día recibí muchísimos mensajes de todas partes del mundo, fue muy gratificante”.

-¿No es un poco frustrante para que le tenga que reconocer desde la NASA, que no deja de ser un institución extranjera, y no desde su propio país?

“Algunas veces pasa eso, que tienen que reconocer fuera tu trabajo para que alguien de aquí diga ‘Ay mira ¿quién es este chico que publica en NASA?’. Pero muchas veces pasa, que tengas que publicar fuera tus trabajos para que seas reconocido aquí. Y, al final me alegro, porque finalmente parece que se está reconociendo mi trabajo. Pero al principio da la impresión de que en todos los campos, no solo en este, tienes que hacer algo importante fuera para que se te reconozca aquí”.

-Le han catalogado como el fotógrafo español favorito de la NASA, ¿cómo le sienta esta etiqueta?

“No creo que sea favorito, ni que ellos me tengan como favorito. Bueno fue un titular por el cual estoy agradecido, me alegro de que a mis colegas les guste mi trabajo pero realmente no soy el favorito de la NASA, ya quisiera yo. [Se ríe]”

 -Sus timelapses del cielo de las islas han tenido un gran éxito, ¿qué le permite transmitir esta técnica a diferencia de la fotografía tradicional?

“En la foto estás viendo el paisaje con el cielo estrellado que de por sí ya es bonito. Entonces, si lo que haces es esa foto, colocas la cámara no sobre un trípode sino sobre un sistema de movimiento programado durante una noche completa y haces fotos consiguiendo sintetizar una noche completa en cinco o seis segundos. Ver el paisaje que se mueve a tu alrededor, como te envuelve… llegas a sentir que estas viviendo ese momento. Realmente es como una película fantástica, como mágica, porque realmente estás viendo lo que el ojo no puede ver”.

-¿Tiene alguna fotografía pendiente?

“Hay muchas cositas que siempre te gustaría hacer. Por ejemplo, en este último eclipse de Luna mi idea era que un amigo iba a subir al pico del Teide y yo iba a estar en un sitio donde la Luna se iba a poner medio eclipsada, justamente en el pico en pico del Teide y el se iba a poner con los brazos abiertos y se iba a ver el pico del Teide, la Luna gigantesca y él pequeñito en la cima. Esta es una de las fotos que quiero hacer todavía que se estropeó porque nevó y no pudimos subir al Teide. En realidad, siempre hay muchísimas fotos en mente que quedan por hacer”.