La nube y los desnudos: el caso de las famosas a las que les roban fotos

Filtración de fotos de famosas en 4chan

La filtración de fotos de famosas se realizó por la plataforma 4chan / DA

Si bien es cierto que últimamente las noticias relacionadas con el hacking, los ciberdelitos, el ciberespionaje y cualquier tipo de incidente de seguridad informática en general se han ganado un espacio propio en los medios que se ha ido consolidando con el paso del tiempo, los hechos acontecidos en las últimas semanas, con escándalos como el ya famoso Celebgate, han contribuido plenamente a reforzar esta tendencia. La expectación e interés por parte tanto de los medios de comunicación como de la población en general por conocer de primera mano, todos los detalles relacionados con el robo y posterior publicación de imágenes privadas de más de 100 celebrities, se palpaba en las portadas de los periódicos, en publicaciones de los usuarios en las redes sociales, o incluso en el número de intervenciones en medios que acabé realizando esa semana. Todo el mundo quería saber cómo se había producido esta filtración, que si ya de por sí suscitaba interés, generaba aún más morbo dado el cariz del material publicado, así como la trascendencia mediática de las víctimas.

Como no podía ser de otra manera, para continuar afianzando este espacio dedicado a la ciberseguridad entre las secciones de los rotativos, parece que el Celebgate no ha concluido con esa primera filtración de imágenes que dio la vuelta al mundo, sino que se ha espaciado en pequeñas dosis a modo de píldoras de información. El pasado sábado la red quedó inundada nuevamente con fotografías inéditas de estas famosas, que afortunadamente en esta ocasión, fueron retiradas de la red con celeridad. Muchas han sido las diferentes hipótesis planteadas acerca del posible vector de ataque utilizado por los cibercriminales que han acometido esta masacre digital. A la hora de atribuir responsabilidades, Apple ha acaparado el centro de todas las críticas. En primer lugar, porque la mayoría de las víctimas utilizaba dispositivos iPhone, y las imágenes fueron sustraídas de sus backups en la nube de iCloud. En segundo lugar, a causa de un fallo de seguridad (ya corregido) descubierto días antes en el servicio ‘Buscar mi iPhone’ de iCloud que permitía realizar ataques de fuerza bruta sobre la cuenta de un usuario, en aras de obtener la contraseña probando infinitamente diferentes combinaciones hasta dar con la correcta.

Tras mucho especular, parece que no ha sido esta la única vía utilizada para comprometer las cuentas de las celebrities, así como tampoco uno sólo el autor del Celebgate, sino que se trata de un grupo de ciberdelincuentes que han ido perpetrando los ataques a lo largo del tiempo utilizando diferentes técnicas entre las que se incluyen también esquemas de phishing o ataques dirigidos. A raíz de este famoso incidente la controversia está servida. ¿Son los usuarios los únicos culpables de que se vulnere su seguridad y se atente contra su privacidad, o son los fabricantes los que deben velar porque este tipo de ataques no puedan tener lugar? En cualquier caso, al margen de la responsabilidad que pueda tener cada uno, los usuarios han de ser conscientes de la información que almacenan en sus dispositivos y del impacto que un posible incidente de seguridad (a los que cada vez estamos lamentablemente más acostumbrados), podría ocasionar, más si se trata de personajes públicos como es el caso. Es por ello, que ante preguntas como la que me formularon Carles Francino y Elvira Lindo en la tertulia de La Ventana en la SER, sobre “¿Qué podemos hacer para que no aparezcan nuestras fotos desnudos?”, yo al menos tengo clara la respuesta: “No sacarnos fotos desnudos”. ¿Qué opinan ustedes?

@dipudaswani