Empieza marzo… y la cuenta atrás para el eclipse de Sol del próximo 20

El proyecto Shelios retransmitirá el eclipse en directo. En esta imagen, el eclipse de 2013 desde Kenia / J.C. CASADO / GLORIA

Si hay un fenómeno realmente maravilloso que poder seguir en el mundo de la astronomía, eso son los eclipses solares o lunares. En este año estamos de enhorabuena ya que tendrán lugar cuatro eclipses y dos de ellos serán visibles desde el territorio nacional. Justo este mes de marzo, el próximo día 20, tendrá lugar el eclipse total de Sol aunque desde Canarias lo podremos ver con solo un 46% de parcialidad, algo que no ocurría desde noviembre de 2013 aunque en esa ocasión las nubes dificultaron verlo en las Islas. El otro eclipse visible desde Canarias será en septiembre y será lunar. Pero… esa es aún otra historia.

Tal y como explica Oswaldo González, astrónomo y responsable de Didáctica del Museo de la Ciencia y el Cosmos, “los eclipses de Sol y de Luna se repiten en un periodo llamado Ciclo de Saros, que contiene, de promedio, unos 72 eclipses y cuya duración es de 18 años, 10 u 11 días y 8 horas. Transcurrido ese tiempo, la fase de la Luna, su distancia a la Tierra y la aproximación de nuestro satélite al plano de la órbita terrestre (eclíptica) es idéntica. Por tanto, veremos el mismo eclipse, pero 8 horas más tarde, es decir, en una posición de la Tierra situado más al oeste, ya que la Tierra habrá realizado 1/3 de giro en esas 8 horas”.

Desde Canarias, el último eclipse de Sol que tuvo lugar fue el 3 de noviembre de 2013, aunque en esa ocasión las nubes impidieron disfrutar del espectáculo.
En este caso, tal y como explica los técnicos de la expedición Shelios, “será uno de los eclipses más complicados de los últimos tiempos pues la totalidad será visible desde el interior de un pasaje muy estrecho que atraviesa el Atlántico Norte y solo tocará tierra en dos archipiélagos árticos: Faroe y Svalbard. Desde la Europa continental y Reino unido solo podrá observarse la parcialidad alcanzando ocultaciones máximas del disco solar en las zonas más boreales (Irlanda, Escocia y Noruega)”.

En el caso de España, el disco solar llegará a ocultarse más del 50% alcanzando su máximo en la comunidad gallega, aunque en Canarias no se superará el 46%.
Como en cada uno de estos eventos, los cazadores de eclipses de todo el mundo están buscando el lugar idóneo para poder observarlo. Así lo ha hecho el equipo de Shelios que, en esta ocasión, ha elegido como destino final de observación del Eclipse las Islas Faroe (Dinamarca) que se encuentran en el corazón de la corriente del golfo Gulf Stream en el Atlántico norte (62º N) al noroeste de Escocia, a medio camino entre Noruega e Islandia.

Hasta allí el equipo canario viajará para, además, retransmitir al mundo este fenómeno a través de sus medios digitales. La Asociación Shelios (shelios.org) se encargará de la organización teórica y práctica de la expedición Shelios – Faroe 2015 que estará coordinada y dirigida en todo momento por Miquel Serra-Ricart, astrónomo del Instituto de Astrofísica de Canarias y administrador del Observatorio del Teide.

Al lugar donde se desplazan es una zona donde los menos de 50.000 habitantes se reparten entre las 18 islas del archipiélago. De clima marítimo, la corriente del golfo suaviza la atmósfera y difícilmente las temperaturas bajan de los 3-4 grados en invierno. De relieve accidentado, la cota más alta se sitúa en los 882 metros aunque la altura media es de 300 metros sobre el nivel del mar.

Lo que hace aún más interesante este viaje es que el eclipse aún coincide con un momento de máxima actividad solar por lo que aquellos que se trasladen a esta zona del Norte de Europa tienen la posibilidad de de llegar a presenciar un espectáculo de auroras boreales en la oscuridad del cielo durante los dos minutos que dura el eclipse total de Sol.

Los expertos explican que aún es posible observar auroras boreales por esa zona porque “el Sol sigue mostrando alta actividad, aunque el máximo se produjo a mediados del año 2014, y la configuración geométrica entre la magnetosfera terrestre y el Sol durante los equinoccios produce un aumento de las tormentas geomagnéticas y, como consecuencia, un aumento de la actividad auroral”.

Conviene siempre recordar las medidas de seguridad necesarias a la hora de observar el Sol. Por eso, hemos preparado una guía completa para observar el Sol con seguridad, en la que os hablamos de los distintos métodos que existen para disfrutar de la observación solar sin riesgos.

¿Cómo observarlo?
Todos los expertos recuerdan que el Sol no debe mirarse de forma directa sin filtros que protejan nuestros ojos. Hay gafas especiales para ver este tipo de fenómenos muy baratas y efectivas, aunque deberán estar homologada. Si se quiere observar con cámaras fotográgficas o telescopios, es recomendable utilizar como filtro una lámina Baader o filtros específicos para este tipo de circunstancias.

¿Problemas eléctricos?
El eclipse solar en esta ocasión viene acompañado por un cierto temor entre las administraciones de algunos países, especialmente de DInamarca y Reino Unido donde la ocultación del Sol será de un 80%. La preocupación viene dada por un informe emitido por la Red Europea de Gestores de Redes de Transporte de Electricidad quien ha adevertido de que el eclipse supondrá “una prueba” para las redes eléctricas europeas ya que, en la actualidad, casi el 11% de la energía producida en Europa viene de fuentes renovables (en 1999 menos del 1%). De ese 11%, alrededor de un 3% proviene de la energía solar. La Red Europea de Gestores de Redes de Transporte de Electricidad ya ha avisado en un comunicado que el eclipse supondrá una “prueba sin precedentes” para la infraestructura eléctrica europea, aunque esto no quiere decir que Europa se vaya a quedar sin luz por este motivo, es más bien un reto técnico que deberán resolver. Apunten la fecha: 20 de marzo.