Videolean: la “app” para que cualquiera haga vídeos profesionales “online”

David Macías, CEO de Videolean

David Macías lleva más de una década dedicándose al sector del marketing audiovisual. Empezó en Canal 9, hasta que decidió emprender e iniciar una andadura autónoma montando su propia productora de videomarketing, especializada en motion graphics. Tras la salida de las cámaras DSLR (cámaras réflex digitales), las productoras como la suya tuvieron que reinventarse. Lo que para algunos puede parecer arriesgado, para él era su medio natural, pues ha heredado el “gen” del autónomo de sus padres. Dinámico y entusiasta, es la cabeza visible de Videolean, una plataforma con la cual cualquier usuario o empresa puede personalizar y crear vídeos en pocos minutos, de manera que le sirvan de apoyo para explicar sus proyectos.

¿Cómo surge Videolean, cómo se gesta la idea?
Estuvimos varios años con Motion4startups, donde hicimos más 200 vídeos para unas 800 startups de diez países distintos. Nos especializamos en explicar en poco tiempo, mediante vídeos, cualquier aplicación móvil, tecnología o proyecto. Este tipo de vídeo está dirigido sobre todo a reducir el ratio de conversión en webs, mails, etc. Durante esta etapa, nos dimos cuenta de que había muchas empresas que no se podían permitir gastar 3.000 euros en un vídeo explicativo y lo que hicimos fue automatizar los procesos para que cualquiera pudiera crear su propio vídeo en minutos, mediante una plataforma online. De ahí nace Videolean, producto 100 % canario, con actualmente 160.000 usuarios en más de 80 países, y del que seguimos aprendiendo mucho y estamos muy ilusionados. En comparación con Motion4startups, Videolean es una producto low cost y do it yourself, en el que el usuario se sirve a sí mismo con una especie de receta con la que puede hacer un vídeo en cuestión de minutos, no solo para su negocio, sino para refrescar el contenido de sus redes sociales, aumentar su visibilidad en Internet… Empezamos orientados a las startups, pero ahora está abierto a cualquier negocio, lo cual lo hace más atractivo.

¿Sus plantillas han sido creadas con un software propio o con algún otro?
Las bases de las plantillas se crean con cualquier programa como After Effects, Adobe Premiere, Finalcut, etc. Cualquier plantilla que un cliente nos dé como base, podemos transformarla dentro de nuestro software para que directamente, vía web, se puedan automatizar los procesos para que los clientes no tengan que trabajar con ellos, porque se necesitan en muchas ocasiones conocimientos técnicos. Lo que nosotros hemos automatizado es el estilo de vídeo o la manera de comunicar. Por ejemplo, el vídeo puede ser una mano escribiendo un texto y el cliente solo tiene que enfocarse en el mensaje y el estilo del mismo.

Además, con la experiencia que adquirimos en Motion4startups, solemos dividir en cinco partes las plantillas para que un usuario pueda encontrar la base para empezar a trabajar.
Una vez que haces el primer vídeo, te quitas un poco ese complejo de no saber cómo comunicar, con lo que llegamos a nuestra intención de democratizar el uso masivo de vídeo, porque estamos convencidos de que no solo se necesita un único vídeo en un negocio, al igual que un blog no vive de una única entrada.

¿Se pueden cambiar las imágenes e iconos de cada plantilla, pero por algunas predeterminadas o puedes subir las propias desde el PC?
También puedes subir tus propias imágenes e incluso conectar con las que tienes en redes sociales y medios como Facebook y Dropbox. Nosotros abarcamos a usuarios que no tienen conocimientos de edición e incluso tengan alguna limitación creativa. Gradualmente, se van convenciendo de que más que un vídeo solo, pueden hacer tres o cuatro al mes y de esta manera posicionan sus vídeos en Google y mejoran su SEO a través de Youtube.

Primero fue MeideiStudios, luego Motion4startups y ahora está metido de lleno con Videolean, ¿hay más proyectos en el horizonte?
Realmente, aunque llevamos con Videolean dos años y medio, se podría decir que estamos arrancando aún. Comenzamos a encontrar distribuidores como Páginas Amarillas o Catenon en el sector del empleo, que nos ayudan a integrar la plataforma como marca blanca. Porque realmente ese es el potencial de Videolean, ser una plataforma que utilizan terceras empresas para ofrecer vídeos a sus clientes.

¿Por qué sus ideas están sustentadas en la tecnología y, sobre todo, se mueven en el medio online?
Como te digo, llevamos seis años haciendo vídeos para startups, y hemos aprendido mucho de sus CEO y de esas empresas para las que hacíamos vídeos. Además, es el medio que controlamos, en el que tenemos experiencia y donde conocemos a la gente. Si me dijeras de lanzar un proyecto que no fuera de este sector, me acheter viagra lo pensaría y me costaría mucho más.
Tuvimos la ventaja de que, con Motion4startups, ya habíamos hecho la carretera y Videolean es un poco ese segundo coche, que llevas con más rapidez y seguridad.

¿En qué momento decide dar el salto hacia los negocios online y abandonar un poco los anuncios de TV?
Después de Canal 9, me contrató una productora en la cual yo hacía prácticamente el 100 % de la producción, con lo que dije: “esto puedo hacerlo yo solo” y monté una por mi cuenta.

¿Qué es lo más difícil a la hora de emprender, de hacer una idea realidad, ejecutarla o venderla?
Yo creo que todo es complicado, desde la parte de la idea, que una cosa es tenerla y otra es tener la correcta. Pero, sobre todo, lo más difícil es aguantar en el tiempo hasta que llegas a vender. Por vender me refiero a cuando ya empiezas a ser rentable y tienes un producto lo suficientemente sólido que salta el abismo entre esos primeros usuarios a los que les gusta la plataforma y la democratización de su uso por parte de las grandes empresas. Ese paso puede costarte ocho o nueve años sin problemas.

¿En qué punto está ahora mismo Videolean y cuáles son los próximos objetivos?
Durante este tiempo hemos validado muchísimas cosas y hecho un gran número de experimentos, aunque por fuera solo parezca que son unas plantillas de vídeo online, llevamos un año trabajando en la parte más escondida, que es la tecnología para que terceros como 1&1 ofrezcan a sus usuarios crear vídeos mediante nuestra plataforma. Desde fuera puede parecer que vamos más despacio, pero es porque le estamos dedicando mucho a esta parte, que luego nos hará ir más rápido.

¿Hay o habrá aplicación para móviles?
Sí, precisamente ahora estamos rediseñando Videolean para lanzar la app en unos cuatro meses. Con ella, llegaremos a esos usuarios que quieren hacer sus propias felicitaciones y similares, que son más clientes móviles como los millenials y este tipo de perfiles, así acapararemos más mercado para que Videolean sea más atractivo de cara a las empresas.
Además tenemos demanda de clientes adolescentes que buscan un tipo de vídeo menos profesional, pero que no tiene cultura de pagar en Internet mediante el ordenador, pero sí con el móvil, con lo que la aplicación nos dará un mayor rendimiento.

¿Las empresas que demandan los servicios de Videolean, de qué tipo son?
Sobre todo son empresas que han sentido la frustración de crear su propio vídeo y saben que es algo caro, que requiere de tener a alguien en tu equipo que controle los editores de vídeo. Con esto, cualquier community manager, becario o miembro que no tenga un perfil orientado a la edición audiovisual, puede crear vídeos https://www.viagrasansordonnancefr.com/viagra-ou-cialis/ de manera recurrente, ni siquiera puntual, porque es fácil de usar.
Tenemos muchos clientes autónomos, startups, asesorías, grandes empresas que lo utilizan de manera puntual para lanzar algún producto e incluso usuarios que quieren hacerle una felicitación a su pareja.

Antes me comentaba de ese trabajo que no se ve, ese esfuerzo en la sombra, ¿Ha cambiado la forma en la que se trabaja? ¿Se está abandonando la jerarquía vertical tan característica por una colaboración más horizontal?
Sí, pero es que no queda de otra. Al final, somos un equipo pequeño, pero con mucha ambición y arrimamos el hombro. Por ejemplo, tenemos el perfil de Saray, que es nuestra CTO (directora de tecnología), pero tiene un gran nivel de inglés y muchas veces, ofrece soporte directo hablando con los clientes, aunque su parte es la de programación. Intentamos equilibrar los perfiles que tenemos y cubrir todas las necesidades de la empresa con lo que tenemos, aunque no sea lo ideal, pero en este momento de crecimiento tenemos que ir de menos a más.

Pero eso es positivo, es una filosofía de trabajo en equipo imprescindible.
Claro, competimos con empresas de 100 personas, con un presupuesto de 25 millones de euros, pero cuando ves el resultado final dices: “pues es muy parecido”, aunque ellos tengan un nivel de ventas superior, pero al final, aunque hay muchas tareas por hacer, entre todos las sacamos.

Evidentemente, eres un emprendedor en toda regla. ¿Cualquier persona puede emprender con éxito un proyecto o necesita unas bases y conocimientos clave?
Yo creo que depende de verte en esa necesidad. Hay gente que es feliz trabajando con un horario fijo y un sueldo fijo, desconectando a las tres y yéndose a la playa. Pero en mi caso, tanto mi padre como mi madre eran autónomos y eso influyó. Además, a mí me encantaba el ajedrez, estuve jugando de manera profesional unos cinco años y me dio tan fuerte esa pasión al ver que había gente viviendo de eso y que eran autosuficientes con el ajedrez que esa filosofía, esa idea, floreció en mí.

¿Qué consejo le darías a un emprendedor que esté leyendo esta entrevista ahora mismo?
Básicamente que se rodee de gente que comparta su pasión. Bajo mi punto de vista no es imprescindible hacer un MBA, ser el más inteligente de Canarias o similar. Hace falta saber si ese es tu elemento y estás cómodo en él, aunque trabajes 18 horas sin notarlo. A mí me pueden decir que soy un enfermo de mi trabajo, pero para mí, esto no es un trabajo. Trabajar era cuando me pasaba 12 horas en la carpintería con mi padre, pero cuando haces lo que te gusta, estás motivado, te lo tomas como un hobby; un hobby que te da de comer, sí, pero no lo considero un trabajo como tal.

Pero ese es el sueño que todo el mundo debería tener, que te dé de comer lo que realmente te gusta hacer.
Claro es que esa es la base. Lo primero que tienes que saber es si lo que vas a hacer es lo que de verdad te gusta, que no lo haces por moda o tendencia. Si te motiva día a día, a pesar de las adversidades, no se desmoronará con el tiempo. Eso no garantiza que te vaya bien o mal, pero sí que siempre vas a tener la moral alta para aguantar cualquier dificultad.