Los niños de primaria ya no buscan información en Google sino en Youtube

Octavio 2

Octavio Suárez (izq.) y Onofre Rodríguez en la sede de Facebook en Silicon Valley

 

Con casi una veintena de años de experiencia a sus espaldas en el sector tecnológico especializado en startups, Octavio Suárez es Director ejecutivo de OWL-Systems, trabajo que ocupa la mayor parte de su tiempo. Sin embargo, aunque lo hace principalmente “por filantropía”, también es mentor de proyectos y CEO en Palet Express Cajasiete, una lanzadera de proyectos e ideas donde se ayuda a las nuevas empresas a crecer con equipos interdisciplinares y multiculturales.

 

-¿Qué es exactamente Palet Express y cómo funciona?
Palet Express es un espacio colaborativo de trabajo especializado en tecnología. El lema de Palet es tecnología y buenas ideas. La historia de cómo viví su nacimiento es algo llamativa; los últimos cuatro años estuve viviendo en San Francisco y nos habíamos juntado un grupo de canarios. Nos hacía cierta gracia y lo comentábamos entre nosotros cada vez que leíamos alguna noticia de las Islas con un titular como “el Silicon Valley de Canarias”. Sin embargo, cuando Gustavo Medina creó Palet Express lo vimos de otra manera. Abrió una nave en Salinetas, Gran Canaria, lo decoró con palets (de ahí el nombre) y dejó el espacio abierto para que la gente fuera, contara sus ideas y proyectos y los desarrollara.
En contra de lo que puede parecer, las personas que están en un espacio como Palet no van siempre detrás de un interés económico. También buscan un desarrollo personal, de crecimiento, de ser su propio jefe, manejar sus emociones, alcanzar sus metas… está claro que había mucha necesidad de algo así cuando se abrió, porque fue una auténtica avalancha.
Después de un tiempo, nos trasladamos. Dejamos atrás Salinetas y Sodecan nos alquiló un espacio que tenía disponible. Ahora somos un coworking especializado en TICs, aunque no son todos informáticos ni programadores, claro; hay diseñadores gráficos, freelances y demás que dan servicio profesional de calidad.
Nos regimos por la filosofía de cualquier coworking. Crear, hablar, crear sinergias, aprender de manera recíproca.

 

-¿Por qué solo proyectos de base tecnológica?
Hay una tendencia visible: especializarse. Cada vez se crean más espacios colaborativos y todos siguen esa tendencia.
Es sencillo, un fotógrafo buscará un espacio con gente similar, que disponga de un set, focos, etc. al igual que quienes hacen aplicaciones buscan espacios donde haya otras personas que se dediquen a lo mismo, porque todas siguen una serie de pasos, se hacen de un modo similar.
Te pongo ejemplos: hay un espacio, también aquí en Gran Canaria, que se llama Coworking C que gestiona Nacho Rodríguez. Prácticamente todos los coworkers son nómadas digitales. Todos hablan inglés perfectamente, tienen los mismos problemas para entender el tema de la fiscalidad y los impuestos aquí… con lo cual, comparten sus experiencias, se ayudan y aconsejan, todo mientras desarrollan sus ideas.
Está Soppa de Azul que es un espacio para gente más creativa, artistas, fotógrafos, publicistas, joyeros, etc. y claro, tienen set de grabación, de fotografías, exponen en galerías y demás.

 

-¿Canarias puede generar una industria tecnológica de importancia? ¿Tiene esos factores?
Te lo digo con rotundidad: totalmente. Y te explico el porqué: primero, tenemos facultades de informática tanto aquí como en Tenerife y yo considero con son buenas, bastante buenas. Luego, hay mucho talento para desarrollar nuevos proyectos e ideas, lo veo cada día. Tenemos empresas de referencia que facturan muchísimo dinero, no hay más que echar un vistazo al Cluster TIC Canarias de excelencia tecnológica. Por otro lado, en las Islas hay buenas escuelas de negocio, buenos master y además, tenemos el entorno natural que nos favorece: si quieres desconectar lo tienes todo al lado y encima es económico vivir aquí. En cuanto a nómadas digitales, estamos en el segundo puesto a nivel internacional, eso son palabras mayores. Además, tenemos instituciones que apoyan mucho todo este entorno, como el Cabildo de Tenerife o Sodecan. Yo tengo esa sensación, de que lo reunimos todo. Ahora nos queda creérnoslo, que es lo único que falta. Tenemos la cultura de trabajar por cuenta ajena, pero debemos movilizar a los emprendedores para generar movimiento en el capital privado porque no hay casos de éxitos a nivel internacional que nos favorezcan. Hacen falta buenos comerciales, que desarrollen el negocio, pero todo eso es formación y experiencia, lo más difícil ya lo tenemos.

 

-¿Cree que podríamos utilizar el área de tecnología e innovación como motor de nuestra economía junto al turismo?
No llegará a tanto nivel, no sé exactamente qué porcentaje del PBI tiene el turismo aquí, pero en torno al 30 % seguro. La cuestión es, si hemos sabido crear esa industria, ¿por qué no vamos a poder crear otra también muy potente? Tenemos que hacerlo, con el turismo no nos da para todo, tenemos récord de turistas, pero tampoco ha bajado el paro considerablemente. Al turismo le damos un servicio genial, tenemos playas, montaña, senderos, buen clima y siete islas totalmente diferentes entre ellas. Pero ¿qué ocurre con la nueva generación, esta que denominan Fénix? Es una generación en permanente reinvención, activa, dinámica, a la que, si no le das productividad, desmoralizas. Tenemos que conseguir que la innovación y la tecnología sean de éxito para que constituyan un motor económico y personal.
La idea sería que, además del turismo tradicional que ofrecemos, hiciéramos como en Silicon Valley, que han inventado un turismo emprendedor. Todo amante de la tecnología, todo el que quiere desarrollar un proyecto acaba yendo allí, está tres meses, que es lo que le dura el visado, y se gasta 12.000 dólares. Aquí, los escandinavos, ingleses, alemanes estarían encantados de poder trabajar en condiciones así. Tenemos zona ZEC que es perfecta para ellos.

 

-Usted ha trabajado varios años en Silicon Valley, entre otros entornos de emprendimiento, si ha visto posibilidades aquí, será porque de verdad está convencido de ello.
Claro, pero cómo te digo, hay que hacer varias cosas todavía. Debemos trabajar mucho en torno a la gestión del fracaso, la gente le tiene mucho miedo a eso. Lo primero que te enseñan en Estados Unidos es a no tener miedo a eso. Ellos dicen: inténtalo, no pasa nada. Gustavo Medina define Palet Express como un sitio donde hay un grupo de personas que lo intentan. Aparte de todo eso, hay que conseguir más bilingüismo, las nuevas generaciones hablan bastante bien inglés, pero hay que alcanzar el siguiente nivel. También habría que ofrecer unos sueldos un poco más altos para que la gente pueda salir fuera y adquirir experiencia. Pero la estructura principal, como te decía antes, la tenemos.

 

-Usted estaba inmerso en un proyecto, Picasst, enfocado al sector educativo. ¿Cómo ha afectado la inclusión de las tecnologías en la Educación?
La primera aplicación que desarrollamos para colegios fue hace cinco años. Yo vivía fuera, pero sí la desarrollábamos en Canarias porque, como te dije antes, los profesionales que tenemos aquí son buenos. Esta aplicación conectaba a profesores con padres para que pudieran enviar cualquier nota puntual sobre los alumnos, etc. La presentamos y ningún colegio la quiso en aquel entonces.
Por suerte, se han dado cuenta de que vivimos una revolución tecnológica donde todo cambia, ¿cómo no vamos a inculcar la tecnología en los niños? Cada vez es más normal ver colegios donde se estudia programación. Antes se mostraba a los alumnos cómo se utiliza un ordenador, pero nosotros tenemos un proyecto que enseña a los niños a fabricar el suyo propio. Es normal, hay un estudio de Movistar que dice que hasta el año pasado 6 mil millones de objetos tienen Internet, pero de aquí al 2020 serán 30 millones.
La tecnología ayuda a los profesores también les ahorra mucho tiempo y les facilita las cosas con lo que muy pocos profesores son reacios a utilizar estos medios.

 

-Crear un ecosistema tecnológico no sirve de nada si la metodología de los profesores sigue siendo la misma ¿no?
Efectivamente. La realidad es que con la tecnología, el rol del profesor cambia. En una clase hay 30 niños y los 30 acceden a internet a un montón de información incontrolable. El profesor se encuentra con que un alumno le dice que ha visto que Colón nació en Génova, otro que en Córcega… el profesor pasa de ser la fuente principal de conocimiento a ser un “coach” que tiene que guiar a los niños diciéndoles cuáles son los mejores canales para buscar información.
Para un niño, en la etapa de Primaria, el buscador natural en Internet no es Google, es YouTube. Ellos buscan todo ahí y si no tiene vídeo, no les interesa. Quieren información multimedia, rápida, muy visual. ¿Qué hago? ¿Les intento cambiar ese hábito o lo potencio y lo mejoro? ¿Les explico el Imperio Romano con un libro o con vídeos de YouTube? Ahí está la capacidad de adaptación del profesor.

 

-¿Hay algún otro proyecto en Palet Express dirigido hacia la Educación?
Ahora mismo estamos desarrollando una aplicación para tablets que mejora las habilidades lectoras de los niños. Tengo una anécdota muy graciosa con esta App y es que estábamos diseñando la interfaz, los botones y queríamos explicar para qué funciona cada cosa. Al final teníamos la pantalla saturada de objetos. En el cumpleaños de mi hijo les puse la aplicación en la tablet a él y a sus amigos y me la simplificaron al 50 %. Los niños saben que se pasa de página arrastrando el dedo y que el botón rojo sirve para grabar, no es necesario explicarlo.
A partir de ese momento, decidí que no haría más aplicaciones para niños sin contar con ellos para hacerlas. Al fin y al cabo son el target de la misma.

 

-¿En qué punto se encuentran ahora mismo? ¿Cuáles son sus planes de futuro?
En Miami está Gustavo Medina preocupándose por la expansión de Palet. Hace poco se abrió en Filipinas, próximamente va a abrir en Ciudad de México y estamos en negociaciones para abrir en La Habana.

 

-¿En La Habana? Reúne muchas condiciones de las que antes hablábamos que hay aquí.
El Ministro de Industria cubano nos dijo que aquí había muchísimo talento. Allí el nivel de los ingenieros no es el de los médicos, claro, pero sí que tiene buenas condiciones para establecer un coworking con Palet. Al final, habría que hacer un trabajo similar como aquí con las islas no capitalinas. La banda ancha que tenemos está por debajo del 40 % de cobertura y en el resto de España la media es del 65 %. Es una pena, porque he visto emprendedores con unos inventos increíbles. En Fuerteventura conocí a un chico que es el mejor en cuanto a drones que yo haya visto. Pero claro, está solo allí y dice que cada vez que quiere volcar los datos de un proyecto le cuesta un montón de tiempo.
Yo, como objetivo personal, tengo el de establecerme en una isla no capitalina como La Palma o Lanzarote e intentar mejorar todo esto que te comento.